05-Julio-2012

Cuando llega la temporada estival a España, con la mejoría del tiempo y las altas temperaturas, unido a las tradicionales vacaciones de verano, el tráfico de embarcaciones de recreo y de pasaje aumenta considerablemente. Ello se evidencia principalmente en el triángulo geográfico formado entre Baleares, Cataluña, y la Comunidad Valenciana.

Velero embarrancado en Bahía de Pollença (Mallorca)

El archipiélago balear, formado por las islas de Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera y Cabrera, son un destino tradicional de la mayoría de megayates que navegan por el Mediterráneo, y destino temporal de muchos yates de la península ibérica, Francia e Italia en los meses de verano. Además, Baleares cuenta con unos 70 puertos deportivos, que representan casi el 25% de los puertos deportivos de España, que tienen más de 20.000 amarres para embarcaciones deportivas, lo cuál representa un 19% del total nacional de amarres para embarcaciones de recreo. El parque de yates y pequeñas embarcaciones en Baleares se aproxima a las 30.000 unidades, ya que muchas no ocupan amarre, sino fondeo fijo o eventual, marina seca, o se botan y varan por rampa.

Catamaran de pasaje embarrancado en Paguera (Mallorca).

Con este parque de yates en transito, más el parque naval fijo de 30.000 embarcaciones en nuestras costas, es algo natural y lógico que se produzcan siniestros en nuestras aguas. Los siniestros navales se incrementan cuando el trafico de embarcaciones es mayor, y también cuando los usuarios de la náutica de recreo se relajan, se confían, o simplemente deciden adentrarse en pequeñas calas, o acercarse a fondeos cerca de la costa, para disfrutar del medio natural que rodea estas hermosas islas. A ello debe unirse a veces la falta de pericia o experiencia de algunas tripulaciones, que muchas veces se aventuran a navegar en un mar tranquilo, que inspira confianza, que invita a ser navegado, y que no conocen bien.

Velero de charter varado en la playa de Porto Cristo (Mallorca).

En nuestro periplo como peritos navales, hemos acudido a muchos siniestros en Mallorca que han sido el punto final de muchas vacaciones, y a veces el punto final de las propias embarcaciones debido a los daños estructurales sufridos.

Ferry de pasaje embarrancado en islote de Formentera.

Muchos veces estos siniestros tienen gran relación con no haber elegido un fondeo adecuado, otros con no haber estado los suficientemente atentos durante la navegación o maniobras en puerto, otros la falta de capacitación o/y experiencia de las tripulaciones, y algunos con evidentes faltas de mantenimiento en las embarcaciones.

Incendio de yate en la bahía de Palma (Mallorca)

Por todo  ello, con el ánimo de aportar nuestro granito de arena y minimizar estas situaciones, recomendamos:

  • Revisar el parte meteorológico antes de salir a navegar
  • Estudiar las cartas náuticas de las zonas por donde se prevé navegar
  • Realizar los mantenimientos adecuados en motores, casco, arboladura, equipo de fondeo, material de emergencia, etc.
  • Tomarse un tiempo para conocer la propia embarcación y el estado de los equipos que usaremos durante la navegación
  • Máxima atención durante la navegación y maniobras de puerto
  • Tomarse un tiempo para buscar un fondeadero seguro
  • No dejar la embarcación fondeada sin vigilancia
  • En caso de mal tiempo, valorar si la tripulación está capacitada para navegar en esas condiciones, o buscar refugio adecuado
  • No aventurarse a navegar por zonas de poca profundidad o cercanas a la costa, si no se conoce la zona, o no se lleva alarma de sonda por baja profundidad.
  • Cualquier otra recomendación que consideren importante, téngala en cuenta por el bien de los suyos y de la embarcación.

Hundimiento de llaud de recreo en aguas tranquilas.

BRUMED MARINE SURVEYORS
Peritajes Navales y Comisarios de Averías
Apdo. Correos  nº 365
07680-Mallorca-BALEARES-SPAIN
Tel.:(+34) 629-95 95 15
Fax: (+34) 971-821 389
www.brumed-marine.com

Siganos en Twitter:  @BruMedMarine